COSMÉTICA NATURAL

No contiene sustancias peligrosas para la salud, en ningún porcentaje, por lo que tiene un efecto más suave, menos agresivo que la cosmética convencional.

  • Cuida, protege y regenera la piel con eficacia. La cosmética ecológica y natural tiene una gran cantidad de ingredientes activos en su formulación. En ella, no hay ningún componente de relleno, para aportar o modificar la textura, el olor, o el color. Así pues, su efectividad es mucho más alta que en otros tipos de composiciones.
  • Se adapta mejor a las características de la piel por la mayor afinidad de sus componentes con nuestra epidermis, con ácidos grasos similares a los de nuestra piel y que además son metabolizados sin problemas
  • Por ser sustancias naturales, estimulan la capacidad innata de la piel para regenerarse
  • Salvo excepciones, está libre de efectos secundarios y no provoca reacciones alérgicas o infecciones al no contener colorantes y conservantes de síntesis (es decir, fabricadas en laboratorio principalmente a partir de derivados del petróleo y que pueden ser totalmente inventadas o imitación de alguna molécula natural), como sí ocurre en la cosmética convencional.
  • Es muy adecuada para pieles sensibles o propensas a desarrollar reacciones alérgicas por sensibilidad a algún compuesto químico.
  • No provoca trastornos hormonales ni otros trastornos de salud.
  • Si está certificada como ecológica, la que ante todo recomendamos, está sometida a unos estrictos controles de calidad y seguridad, que se ven en los sellos (que hay en los productos) de las entidades certificadoras.
  • En el caso anterior, tenemos la garantía de que las plantas que integran estos cosméticos se han cultivado sin usar herbicidas ni pesticidas químicos de ninguna clase.
  • En caso de ingestión accidental, como a veces ocurre con productos labiales, no suponen ningún riesgos de intoxicación.
  • Sus envases y embalajes están fabricados con materiales respetuosos que no dañan el medio ambiente y que pueden ser reutilizados o reciclados.


COSMÉTICA CONVENCIONAL

La principal diferencia entre ambos tipos de cosmética es su composición, más concretamente el uso (o no) de productos químicos. Se calcula que, de media, un cosmético tradicional tiene al menos diez productos químicos entre sus ingredientes, que en muchos casos buscan aumentar la vida útil del producto, o darle un aroma o color más llamativo y agradable para que el usuario se decida por su producto.

Los cosméticos convencionales son un cóctel de sustancias químicas. Algunas de ellas se ha evaluado y presentan riesgos para la salud.  Las personas no somos conscientes de que nuestra piel también absorbe estos productos y pasan al torrente sanguíneo.Además, los cosméticos están diseñados para que aumente la penetración y desde que se ha dessarrollado la nanotecnolgía todavía más porque se trabaja con sustancias de tamaño muy pequeño. Uno de los casos más conocidos son los parabenes, que se utilizan como conservante en los cosméticos y van en muy pequeñas cantidades. Pero actúan como disruptores endocrinos, es decir, mimetizan la acción de nuestras hormonas ocupando su lugar y lo hacen en concentraciones infinitesimales.  Así que aunque la cantidad en el cosmético sea muy pequeña tienen una acción sobre nuestra salud que se acumula con el uso diario esos cosméticos. Cada vez hay más persona con problemas de alergias.

A continuación, se muestran los principales componentes de los productos convencionales:

  •  Irritantes y con efecto hormonal: Parabenes, benzaldhyde, BHA,BHT, triclosán, benzoic acid, benzyl alcohol.
  • Homogeneizantes y humectantes que no dejan respirar la piel: Gliceryna, vaselina, parafinas, aceites minerales, PEG-seguido de un nº.
  • Tensioactivos y emulsionantes que rompen la estructura molecular del agua en la piel: Sodium lauryl sulfate, Sodium laureth sulfate.
  • Perfumes sintéticos: Principales causas de alergias en cosmética.