· 

El efecto de las pantallas en nuestra piel

 

Estar todo el día pegada a una pantalla, ya sea de ordenador, móvil o tablet, incluso la televisión de casa, no solo afecta a nuestra vista y a nuestro sueño, sino que afecta, y mucho, al aspecto y salud de nuestra piel.

 

¿Por qué?

 

Pues por la radiación del espectro lumínico visible que se sitúa entre los 400 y los 500 nanómetros, la denominada “Luz Azul”.

 

Está radiación es, aproximadamente, un 40% de la radiación que recibimos del sol. Hasta ahora su influencia sobre nuestra piel era asumible, pero a medida que hemos avanzado en el uso de ordenadores, móviles, tablets, incluso en luces fluorescentes y leds, la exposición de nuestra piel a esta franja del espectro lumínico visible se ha ido incrementado de forma exponencial  en un corto perido de tiempo, sin dejar que nuestro organismo se acostumbre.

 

La exposición continuada a esta franja del espectro lumínico visible acelera el envejecimiento de nuestra piel, aumentado la sequedad, puesto que provoca la disminución del porcentaje de moléculas que ayudan a mantener la hidratación de la piel, y favoreciendo la aparición de manchas y arrugas, puesto que produce estrés oxidativo, causante de la destrucción del colágeno, perdida de firmeza y falta de luminosidad.

 

¿Cómo se pueden combatir sus efectos?

 

En primer lugar debemos intentar reducir las horas frente a las pantallas. Ahora que los días empiezan a ser más largos podemos aprovechar y salir a la calle, pasear y desconectar, esto no solo le sentará bien a nuestra piel, sino también a nuestra mente.

 

También podemos optar por colocar filtros en la pantalla del ordenador y móvil que protejan nuestro ojos y piel, limitando la exposición.

 

No debemos olvidar nunca la protección solar, ni aunque nos pasemos el día metidos en la oficina bajo tubos fluorescentes.

 

Y, sobretodo, aportarle a nuestra piel una dosis extra de antioxidantes, vitaminas, ácidos grasos y ácido hialurónico, para fortalecerla y que no se produzca el daño celular ni la pérdida de humedad.

 

Las pieles mixtas encontrarán en el Moisturizer facial fluid la dosis necesaria de ácido hialurónico para mantener su óptimo grado de hidratación, así como los activos antioxidantes y regeneradores, del extracto de rosa canina y del aceite de aguacate, para combatir las manchas y arrugas, devolviendo el equilibrio, la protección y vitalidad perdida a la piel.

 


 

La Anti-aging soothing facial cream, gracias a sus activos calmantes, nutritivos y regeneradores, como el extracto de acmelia, el extracto de malva y de caléndula, o el aceite de almendras, aportará a las pieles maduras y secas los nutrientes necesarios para combatir, desde el interior, los signos de la edad, recuperando la firmeza y luminosidad perdida. Su contenido en ácido hialurónico rellenará las arrugas y mantendrá el grado óptimo de hidratación.


Escribir comentario

Comentarios: 0