· 

Descubriendo Ingredientes (V): Manteca de Karité

Siguiendo con nuestra serie de artículos en los que os vamos descubriendo un poquito más sobre el origen y propiedades de los ingredientes que utilizamos, os vamos a hablar de la Manteca de Karité.

 

¿De donde viene la manteca de karité?

La manteca de Karité es una grasa de origen vegetal que se extrae de los frutos del denominado “árbol de mantequilla”, Vitellaria paradoxa, o más comúnmente conocido como árbol de Karité. Es un árbol originario de la sabana africana, el cual puede alcanzar hasta 15m de altura y llegar hasta los 3 siglos de vida.

 

Su uso en el continente africano se remonta muchos siglos atrás, encontrándose sus aplicaciones no solo relacionadas con el cuidado personal, sino también con el uso alimentario, constituyendo un recurso alimentario básico.

 

La manteca se extrae de los frutos, similares a almendras o avellanas, los cuales, tras un proceso de secado al sol, se prensan, obteniéndose una manteca de color amarillento o marfil, rica en nutrientes y vitaminas. Contiene antioxidantes como las catequinas y tocoferoles (Vitamina E), alcoholes triterpénicos, que reducen la inflamación, ésteres de ácidos cinámicos, que tiene cierta capacidad de absorber radiación ultravioleta (UV), y lupeol, que impide los efectos del envejecimiento de la piel inhibiendo enzimas que degradan las proteínas de la piel, etc...

 

¿Qué beneficios aporta a nuestra piel?

Su uso en cosmética está muy extendido, pero realmente, ¿Qué puede hacer la manteca de karité por nuestra piel?.

 

Es un producto altamente hidratante y muy nutritivo, que mantiene la piel suave y flexible, siendo su uso muy recomendado para pieles secas y con tendencia a la descamación. Posee propiedades regeneradoras y reestructurantes, que ayudan a recuperar la firmeza y elasticidad de la piel,  así como cicatrizantes, eliminando daños como arrugas y estrías. Sus propiedades antiinflamatorias resultan ideales para pieles que han sufrido agresiones, como en el caso de pieles con quemaduras solares o tras la depilación, para pieles con eczemas, irritaciones o que han sido expuestas a las inclemencias atmosféricas, como las manos agrietadas por el frío.

 

¿En que productos HATIPAI puedo encontrarla?

 

Sus excepcionales propiedades nos han llevado a incluirla en el Regenerative Body Milk.

 

Su sinergia con ingredientes como el aceite de aguacate, el aloe vera o el aceite de almendras, consiguen aportar a nuestra piel toda la hidratación y nutrición que necesita, manteniéndola protegida de las agresiones externas, y contribuyendo a que luzca un aspecto saludable.

 

100% natural y con un 75,18% de ingredientes ecológicos, el Regenerative Body Milk consigue mantener en nuestra piel la sensación de suavidad durante todo el día dejando de lado las sensaciones grasas y pegajosas. Su textura ligera permite una fácil aplicación, y su delicado aroma contribuye a prolongar la sensación de bienestar.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0