· 

Combate los efectos del estrés en tu piel

Llega septiembre, volvemos a la rutina, madrugones, atascos, trabajo, malabarismos para cuadrar horarios, etc…y con ello vuelve el estrés.

 

Tensión arterial alta, bajada de defensas, ansiedad, contracturas musculares, son algunos de sus efectos en nuestro organismo, llegando a afectar, incluso, a la salud y apariencia de nuestra piel.

 

El estrés produce un desequilibrio hormonal que debilita nuestro sistema inmunológico, facilitando la aparición de numerosos problemas cutáneos como enrojecimientos, inflamaciones, rosácea, dermatitis, psoriasis. Además, desequilibra la producción de grasa de piel, trayendo consigo la aparición de nuevos granitos.

 

Para mantener la piel de nuestro rostro en las mejores condiciones debemos mantenerla limpia, eliminando el exceso de grasa y no empeorando las irritaciones e inflamaciones. Es conveniente limpiarla por la mañana y por la noche, con un jabón suave, que ayude a eliminar las toxinas e impurezas acumuladas. Si, además, realizamos una suave exfoliación, eliminaremos las células muertas que impiden su renovación.

 

Si tu piel es de la que tiende a liberar un exceso de grasa, el jabón de arcilla verde y moringa, le procurará una suave limpieza, ayudando a reequilibrar la producción de grasa y favoreciendo la cicatrización de esos pequeños granitos, eliminando las células muertas con una suave exfoliación, ayudando a la renovación de la piel.

Si padeces más de irritaciones, rojeces e inflamaciones, tu aliado es el jabón de rosa canina y albaricoque, sus activos con efecto calmante y regenerador ayudarán a tu piel a recuperar el equilibrio,

restituyendo la vitalidad y la luminosidad a tu rostro, manteniendo su elasticidad y flexibilidad.

 

 


Además, el estrés también es culpable de que la piel de nuestro rostro luzca, apagada, reseca y sin vida. La flacidez y las arrugas empiezan a campar por ella a sus anchas. Para combatir estos efectos nada mejor que aliarse con una crema hidratante rica en ácido hialurónico, que aportará la humedad que la piel necesita en cada momento, y en activos regeneradores y reafirmantes, que ayuden a recuperar la red de colágeno y el manto hidrolípico, eliminando las arrugas, devolviendo la firmeza y luminosidad a la piel, al tiempo que la protegen de las agresiones externas.

 

El Moisturizer facial fluid aportará a las pieles mixtas la dosis necesaria de ácido hialurónico para mantener su óptimo grado de hidratación, actuando el extracto de rosa canina y el aceite de aguacate para devolver el equilibrio, la protección y vitalidad a la piel, eliminando los primeros signos del envejecimiento.

 


Calmante, nutritiva y regeneradora, la Anti-aging soothing facial cream ayudará a las pieles más dañadas a combatir, desde el interior, los signos de la edad con el extracto de acmelia, el extracto de malva y de caléndula o el aceite de almendras. Recuperando la firmeza y luminosidad perdida.


Escribir comentario

Comentarios: 0