Frío!! Protege tu piel

Con la bajada de las temperaturas nuestra piel se ve expuesta a situaciones adversas como el frío, el viento, los cambios bruscos de temperatura, la sequedad ambiental y la contaminación, alterándose sus niveles de hidratación y nutrición, mostrándose más seca y tirante, presentando zonas enrojecidas y más sensibles.

 

Una de las principales causas de estas alteraciones en los niveles de nutrición e hidratación es la contracción de los vasos sanguíneos bajo nuestra piel como medida de protección frente a las bajas temperaturas, de este modo logra mantener el calor en su interior, pero al reducirse la circulación sanguínea, se reduce también el aporte de oxígeno y nutrientes, disminuyendo la autoprotección de nuestra piel, volviéndose pálida, frágil y con facilidad para agrietarse. Con especial atención hay que tratar las pieles maduras, ya que tienen menos capacidad para retener la humedad, por lo que hay que extremar los cuidados dermatológicos en invierno a partir de los 40 años.

Es importante tener en cuenta que no todas las zonas del cuerpo sufren del mismo modo, siendo las más castigadas la cara, los labios y las manos, pues son las más expuestas al frío, viento y cambios  bruscos de temperatura.

 

Pero, aunque la capa protectora natural de la piel se vuelva más fina en invierno, viéndose afectada su función barrera, con los cuidados específicos puede recuperar su función protectora al mismo timepo que lucir radiante, suave y flexible.

 

Estos cuidados pueden empezar desde la limpieza. No debemos renunciar a la limpieza diaria de nuestro rostro, pero, eso sí, debemos utilizar productos que no sean agresivos ni abrasivos, puesto que su uso contribuirá a dañar todavía más la piel ya dañada por el frío. Los productos utilizados deben limpiar de forma suave, eliminando toxinas e impurezas, liberando los poros de la piel, y aportando nutrición e hidratación.

 

La mejor opción, un jabón natural como el jabón de aceite de albaricoque y rosa canina. Su combinación de aceites ecológicos, con alto contenido en nutrientes y efecto calmante, como el aceite de albaricoque, el de rosa canina y el de almendras, aporta los nutrientes que nuestra piel necesita, restituyendo su vitalidad y luminosidad.

 

Es recomendable que las duchas sean cortas y con agua templada, puesto que el uso de agua muy caliente irritará y resecará todavía más nuestra piel.

 

Tras la limpieza es necesario aplicar en nuestro cuerpo formulas ricas en ingredientes emolientes, humectantes, nutritivos y regeneradores, como la manteca de karité, el aceite de almendras, aceite de aguacate, aloe vera, que cubran las carencias que presenta nuestra piel. Estos ingredientes los puedes encontrar en el Regenerative body milk, que aportará a tu piel la hidratación y nutrición que necesita, calmando las zonas irritadas y ayudando proteger y regenerar la barrera dérmica.  Tu piel recuperará un aspecto saludable.
 

Para nuestro rostro, es importante que el producto que utilicemos, además, sea rico en ácido hialurónico y en potentes activos regeneradores, puesto que los efectos del frío también se traducen en un aumento de las arrugas y signos del envejecimiento.

 

La Anti-aging Soothing Facial Cream, con ingredientes como el aceite de aguacate, el ácido hialurónico, y el aceite de almendras, aportará a tu piel la hidratación y nutrientes que necesita, actuando desde el interior. Mientras que la presencia de extractos de acmelia, malva y aquilea, reactivarán la red de colágeno, regenerando calmando la piel, eliminando arrugas y rojeces.

 

Para cubrir todas la necesidades de nuestra piel cuando bajan las temperaturas hemos creado

el Winter survival pack, el cual incluye el jabón de aceite de albaricoque y rosa canina, el Regenerative Body Milk, y la Anti-aging Soothing Facial Cream.

Escribir comentario

Comentarios: 0