ETIQUETAS, ese gran desconocido

En muchas ocasiones, a la hora de elegir un cosmético que se adapte a nuestras necesidades, se nos plantea un mar de dudas. Intentamos despejarlas leyendo sus etiquetas, pero para nuestra sorpresa, desconocemos que son la mayor parte de los ingredientes que contienen, su origen, para que se utilizan, e incluso los beneficios, o no, que pueden aportarnos.

 

Por eso, desde HATIPAI queremos ayudaros a saber interpretar correctamente la etiqueta de un producto cosmético. En ellas podemos encontrar desde que producto es, su marca, su fecha de caducidad, sellos de certificación, etc.....hasta sus ingredientes.

 

Los cosméticos, como otros tantos productos que consumimos a diario, están sujetos a normativa europea, la cual indica la información ineludible que debe estar impresa en la etiqueta y el envase para que el consumidor esté adecuadamente informado. Esta información consta de siete elementos:

  • Nombre y dirección de la compañía responsable de la puesta en el mercado del producto. De este modo el consumidor siempre sabe quién es el responsable del producto.
  • Nombre del producto.
  • Función del producto, por ejemplo ‘Loción corporal’
  • Precauciones de empleo. Indica cómo usar el producto de manera segura.
  • Contenido y lista de ingredientes. Este listado garantizan la transparencia necesaria en cuanto a la composición del producto.
  • Fecha de caducidad o la duración tras la apertura. Es un dato al que hay que prestar atención, pues algunos productos son perecederos o pierden sus propiedades pasado ese tiempo.
  • Número de lote. Permite obtener todos los datos del producto mediante su trazabilidad.

Todos los elementos citados son fácilmente identificables, al igual que los sellos que indican que los envases son reciclables, que el producto no ha sido testado en animales, que se ha sometido a una u otra certificación....Además, la mayoría de los símbolos usados en cosmética y perfumería son iguales en toda Europa, permitiendo al consumidor identificarlos independientemente de dónde lo compre y del idioma en el que esté escrita la etiqueta.

 

No obstante, el verdadero quebradero de cabeza de las etiquetas viene en el punto "INGREDIENTES". Hay que decir que, aunque nos suenen rarísimos, no todos son "malos", solo hace falta un poco de entrenamiento para saber distinguir. En el post anterior mencionamos algunos de los ingredientes que debemos tener registrados en nuestra central de alarmas.

 

En los productos cosméticos y de higiene personal existen tres grupos de ingredientes o componentes. Que un ingrediente pertenezca a un grupo u otro dependerá de la función que desempeñe en la fórmula. Estos grupos son:

 

Principios activos

Son los elementos más importantes de la fórmula, ya que son quienes actúan. La mayor parte de los productos de cosmética industrial apenas contienen una mínima parte de principios activos.

 

 Excipientes

Son las sustancias que hacen que el producto en cuestión tenga una textura concreta, haciendo que su aplicación resulte más cómoda.

 

Aditivo

Son todos aquellos componentes que sirven para dar color y aroma al producto, así como las sustancias químicas conservantes que alargan la fecha de caducidad. Los productos naturales no necesitan colores ni aromas sintéticos.

 

Es importante saber, al leer el listado de ingredientes, que los componentes aparecen ordenados por la proporción en la que están presentes en el producto. Es decir, un producto llevará más cantidad de los ingredientes que están escritos en primer lugar, y mucha menos de los que se encuentran al final de la lista.

Hay que prestar atención a si estos ingredientes del principio tienen una procedencia natural o, por el contrario, son todos químicos artificiales. Deberíamos evitar aquellos productos que entre los primeros ingredientes se incluyan perfumes y derivados del petróleo.

Es recomendable evitar aquellos productos con una lista de ingredientes interminable. Una lista corta nos indica que el producto es más natural.

 

No obstante, para asegurarte de que lo que pone en la etiqueta es cierto, sobretodo en cosmética natural, busca el sello que lo certifica. No todo lo que pone ecológico y natural en realidad lo es. Si no está certificado, nunca sabrás si lo que pone en la etiqueta es cierto o no, puesto que no ha pasado ningún control.

 

A continuación, os mostramos la etiqueta de uno de nuestros productos como ejemplo. En ella enumeramos todos los puntos indicados con anterioridad.

 

1- PRECAUCIONES DE USO: Indica las precauciones que hay que tomar a la hora de la utilización del producto.

 

2- INGREDIENTES: Deben constar todos los ingredientes utilizados. La cosmética cuenta con un sistema de nomenclatura científica denominado Nomenclatura Internacional para Ingredientes Cosméticos o INCI, según el cual se usan los mismos nombres en todos los países europeos y en la mayoría de los del mundo.

Los requisitos de la lista de ingredientes son:

  • Llevar el título ‘ingredientes’

  • Estar ordenados por el peso de cada uno en el producto en orden de mayor a menor concentración.

  • Seguir el sistema INCI para nombrar los ingredientes.

  • Etiquetar como 'parfum' las mezclas de perfumes, exceptuando ciertos ingredientes aromáticos que también se denominan por su nombre INCI.

  • Denominar 'aroma' a los 'sabores', como, por ejemplo, los presentes en la pasta de dientes.

  • Usar para los colorantes el Índice de Colores o Número CI, un sistema de numeración internacional.

  • En las barras de labios, sombras y el maquillaje, se muestran juntos y al final de la lista los colorantes cosméticos, precedidos por el símbolo ‘+/-‘, que significa ‘puede contener’.

3-CONTENIDO: El contenido neto corresponde a la cantidad de producto existente en el momento de su fabricación y se indica en número en gramos (g) o mililitros (ml) según sea sólido o líquido.

 

4 y 8-LOTE Y CONSUMO PREFERENTE: Cualquier producto cosmético con una vida útil inferior a los 30 meses debe indicar en su envase una ‘fecha de consumo preferente’. Puede aparecer junto a un reloj de arena seguido de la fecha concreta o por la frase "utilizar preferentemente antes de" seguido de la fecha.

También puede aparecer ‘fecha de consumo una vez abierto’, que equivale al número de meses durante los que el producto permanece en buenas condiciones tras su apertura inicial. Un tarro abierto con el número de meses dentro o cerca es el símbolo empleado para representar esta fecha. Por ejemplo, 6 meses.

 

5-RECICLAJE: En Europa, todas las empresas están obligadas legalmente a reciclar y recuperar los embalajes de sus productos. En España, Ecoembes y Ecovidrio son las entidades sin ánimo de lucro constituidas para hacer posible que los envases tengan una segunda vida. El símbolo del ‘punto verde’ es el que se utiliza normalmente e indica que el fabricante está cumpliendo con la ley de envases.

 

6-MODO DE EMPLEO: Indica la mejor manera de aplicar el producto.

 

7-% INGREDIENTES ECO: En los productos naturales certificados aparece el porcentaje de ingredientes que son de procedencia ecológica.

 

9- DATOS DE LA EMPRESA: Indica quién comercializa ese producto.

 

10-SELLOS CERTIFICACIONES: Por los sellos se sabe a qué certificaciones se ha sometido ese producto, y, si buscamos información, podemos saber los controles que se realizan para la obtención de la misma.

 

Esperamos que toda ésta información os ayude a realizar vuestra elección de una manera más sabia, más sana, y por supuesto, MÁS NATURAL

Escribir comentario

Comentarios: 0