SORTEANDO LA CONTAMINACIÓN

¿Alguna vez os habéis parado a pensar en la cantidad de tóxicos que nos rodean?

Cada día, en nuestra vida cotidiana, estamos expuestos, en menor o mayor medida, a miles de sustancias tóxicas, VIVIMOS RODEADOS DE TÓXICOS. Estos nos llegan a través de la comida, del agua, de los productos cosméticos e higiene, de los productos de limpieza, de los pesticidas… y un largo etcétera.

 

Como leí hace unos días, el hombre ha sido capaz de fabricar unas 150.000 sustancias químicas inexistentes en la naturaleza, que no son pocas, y sólo una parte ínfima ha sido evaluada correctamente en cuanto a posibles riesgos para la salud humana y para el medio ambiente. Todos hemos oído alguna vez que existe un gran número de profesionales de la salud que adjudican a tanta exposición química un gran número de dolencias y de graves problemas de salud.
 

En el campo de la cosmética, las sustancias tóxicas más nombradas son los parabenos, las parafinas, y los colorantes, pero por desgracia para nuestra salud y bienestar no son los únicos, existen muchos más que pasan desapercibidos o de tapadillo debido al desconocimiento generalizado que tenemos de ellos. En los últimos años, muchas personas, entre las que nos incluimos la gente de HATIPAI BIOCOSMETICS, hemos ido tomando conciencia de esta realidad, desterrando poco a poco la cosmética tradicional y dando una oportunidad a la cosmética natural y ecológica, que va ganando cada día posiciones. Cada vez somos más las personas que confiamos en lo natural, que reconocemos sus beneficios para nuestra piel, para nuestra salud a largo plazo, y para nuestro entorno.

 

Es importante que tengamos en cuenta que la piel es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, además de ser el más grande. Actúa como elemento protector, siendo la primera línea de defensa del cuerpo humano frente a los ataques de bacterias y virus. Está constituida por tres 3 capas principales:

 

-Epidermis: Es la capa más externa, muy rica en queratina. Presenta un espesor de 0,1 mm.


-Dermis: Es la capa intermedia. Presenta un grosor considerable, albergando los vasos sanguíneos y receptores nerviosos.

 

-Tejido subcutáneo: Es la capa más profunda. Contiene células para almacenar grasa, por lo que una de sus funciones es el aislamiento térmico y el almohadillado de la piel.

 

Existen diversos tipos de piel, no obstante, sea cual sea el nuestro, para gozar de una piel sana es importante que se mantenga el equilibrio de componentes acuosos y grasos de la emulsión epicutánea. Debemos mantener en equilibrio agua-aceite y pH. Este equilibrio se rompe por dos tipos de factores, los externos y los internos, que estropean y dañan nuestra piel, no solo a simple vista. Algunos de los más conocidos son:
 

- Factores Externos: La contaminación atmosférica, el tabaco, la lluvia ácida, los rayos ultravioletas, los detergentes y productos de limpieza, los aires acondicionados, la calefacción, los cosméticos químicos, el sol...

 

-Factores internos: El tabaco y el alcohol, una dieta pobre en vitaminas y minerales puede ser un verdadero castigo que envejece y deshidrata. Otras circunstancias como el estrés, el cansancio o la falta de sueño son muy negativas.

 

Como puedes observar, existen numerosos factores que pueden dañar o afectar a la salud de nuestra piel, y por ende a nuestra salud en general, algunos de ellos los podemos evitar, otros por desgracia no. No podemos eliminar por completo la exposición a sustancias tóxicas, pero si podemos eliminar una parte de ellas.

 

Una buena forma de empezar la "desintoxicación" es consumiendo alimentos de producción ecológica. Tienen la fama de ser mucho más caros que los "convencionales", hecho que no es siempre cierto, lo importante es buscar que sean de proximidad, de esta forma los costes serán menores, y, además de cuidarte, contribuirás al desarrollo económico de la zona donde vives y al cuidado del medio ambiente.
 

Tras cuidar tu alimentación, es importante eliminar otras fuentes de tóxicos a las que te expones en tu vida diaria, pásate a los productos de higiene y cosmética ecológicos, así como a los de limpieza, evitarás que a través de tu piel sean absorbidas numerosas sustancias dañinas. Aprenderse todas las sustancias que puede contener un cosmético es una tarea complicada, pero sí que podemos intentar revisar las etiquetas de nuestros productos a la búsqueda de las sustancias consideradas de mayor riesgo. Deberíamos evitar cualquier producto que contenga alguno de los siguientes ingredientes:

 

·         Aluminio: Utilizado en desodorantes y antitranspirantes. Es un disruptor endocrino, es decir, altera el funcionamiento normal del sistema hormonal.

 

·         Boric Acid, Sodium borate: Es un conservante. Es irritante. Se absorbe con facilidad. Los niños son especialmente sensibles.

 

·         CI+5 cifras (excepto los números que empiezan por 408, 75 y 77): Son colorantes sintéticos. El potencial de afección sobre la salud de cada uno de ellos es diferente. Algunos pueden producir alergias y dermatitis.

 

·         Diethyl Phtalate, Dimethyl Phthalate: Utilizado en perfumes, pintauñas y pintalabios. Es un disruptor hormonal, relacionados con cáncer, problemas respiratorios y asma. A menudo no constan como ingredientes, ya que son componentes de la fragancia o el perfume.

 

·         EDTA: Muy utilizado en todo tipo de cosméticos. Se acumula en el organismo y es muy contaminante.

 

·         Ethylhexyl Methoxycinnamate, Benzophenone, Oxybenzone, 4-methylbenzylidene camphre: Son filtros UV de origen químico presentes no sólo en productos de protección solar. Son disruptores hormonales y endocrinos, y, además, son tóxicos para el sistema nervioso.

 

·         Formaldehide, Aldioxa, Alcloxa, Allantoin, DMDM Hydantoin, MDM Hydantoin, Diazolidinyl Urea, Imidazolidinyl Urea: Son conservantes que pueden liberar formaldehído, una sustancia muy alergénica, además de cancerígena. Se utilizan en geles, champús, desodorantes, espuma de afeitar....

 

·         Methylparaben, Propylparaben, Ethylparaben y Butylparaben: Se encuentran en todo tipo de productos cosméticos y de higiene personal. Son utilizados como conservantes. Son disruptores hormonales y se han relacionado con el cáncer de mama.

 

·         Parfum o Fragrance: Es una fragancia sintética. Puede referirse a más de 3.000 ingredientes. La mayoría son alergénicos potenciales.

 

·         PEG, PPG, ingredientes que incluyan en su nombre las letras y la terminación –eth: Son utilizados en geles de baño, jabones líquidos, champús, toallitas para bebés, protectores solares. Pueden llevar asociadas dioxinas en forma de contaminantes, que son reconocidos cancerígenos.

 

·         Petrolatum, Paraffinum liquidum, Cera microcristalina: Son utilizados en cosméticos de consistencia grasa como cremas, pintalabios, mascarillas… Taponan el poro de la piel y son contaminantes ambientales.

 

·         Phenoxyethanol: Es un conservante con poder bactericida, se utiliza para elaborar cosmética sin parabenos. Tóxico para el sistema inmunitario, puede provocar irritaciones y reacciones alérgicas.

 

·         Selenium sulfide: Producto utilizado como anticaspa. Es neurotóxico y posible cancerígeno.

 

·         Sodium laureth sulfate, Sodium Myreth Sulfate: Son utilizado en bases detergentes como geles, champús o dentífricos. Es irritante para la piel.

 

·         Triclosan, Triclocarban: Es utilizado en jabones, dentífricos, desodorantes, espumas de afeitar… Se trata de otros disruptores hormonales y pueden contribuir al desarrollo de bacterias resistentes.

 

·         2-Bromo-2-Nitropropane-2, 3-Diol: Son conservantes utilizados en toallitas para bebés, acondicionadores y geles de baño. Son tóxicos para el sistema inmunológico, además de ser disruptores endocrinos y cancerígenos.

 

Otro punto en el que puedes minimizar tu exposición a las sustancias tóxicas es en la ropa. La moda no tiene por qué estar reñida con la responsabilidad ambiental, solo hay que saber elegir que se compra y donde se compra. En la actualidad existen numerosas marcas que confeccionan sus prendas con algodón orgánico, y que no utilizan tintes con sustancias tóxicas, las cuales también pueden ser absorbidas por contacto con la piel. Puede resultar algo más cara, pero la calidad es mejor, las prendas te duraran más tiempo, por lo tanto, a largo plazo son más baratas.

 

¿Te apuntas a la "descontaminación”?  Anímate, cada vez hay más opciones, puedes reducir la cantidad de tóxicos que te rodean, tu cuerpo te lo agradecerá!!!!

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0